Terracota

La terracota es un material que históricamente se ha caracterizado por su elevada durabilidad y su sensación natural. Hace 30 años se desarrolló tecnología para hacer placas de terracota aligerada para montarse sobre un sistema de fachada ventilada.

El resultado es una tecnología de cerramiento ampliamente comprobada que se caracteriza por su resistencia, durabilidad y buenos valores de aislamiento térmico.

Gracias al proceso de producción se obtienen placas de cerámica coloreadas en toda la masa con pigmentos naturales, abriendo su gama con tonos vibrantes de color.


Nuestro material Terracota presenta distintos modelos de placas extruidas y delgadas, para instalación en horizontal y vertical. También cuenta con distintos estilos de baguettes y esquineros para fachada ventilada. Esto permite al arquitecto la libertad de diseñar una obra única.

Además, ofrecemos la posibilidad de fabricar placas cerámicas y baguettes curvos en cualquier color. También contamos con distintos acabados en superficie, texturas rugosas y acabados liso y brilloso.

Fachada ventilada

El revestimiento cerámico Terracota se ha transformado en un elemento arquitectónico que proporciona innumerables beneficios gracias a su sistema de fachada ventilada mediante piezas ligeras; esto mejora el rendimiento de este material cerámico. Podemos lograr cerramientos con una elevada resistencia a los efectos del clima, así como el fuego que a su vez contribuye a un buen rendimiento energético.

Mediante la instalación de la terracota en un sistema ventilado, la edificación contará con excelentes capacidades aislantes, térmicas y acústicas. Este material cuenta con una mayor resistencia al impacto porque se fabrica con un espesor de 30 mm, ofreciendo mayor calidad frente a otros en el mercado.

Diagrama de fachada ventilada
Diagrama de fachada ventilada

Su sistema prefabricado permite instalar la Terracota de manera fácil y rápida. Manteniendo una fachada plana y sin oquedades.

Cada panel se fabrica de forma precisa procurando cortes limpios y no contienen elementos metálicos en su composición, por lo que es un producto antiestático manteniéndose libre de polvo. Cuando cae la lluvia, la fachada se limpia logrando minimizar el porcentaje de absorción de humedad.

De la misma forma, impacta de manera positiva a los inversionistas. Quienes se benefician del buen uso e instalación de las placas cerámicas de terracota. Minimizando el gasto de mantenimiento y arreglos a la fachada por filtraciones de agua, fisuras, desgastes causados por el clima y la contaminación, suciedad e incluso decoloración. Lo que mantiene un edificio en buen estado por largo periodo de tiempo.

Si busca rehabilitar una fachada antigua, las placas cerámicas de Terracota son la solución adecuada que logrará mejorar en muchos aspectos tanto estéticos como técnicos a su edificio.